32 maneras de saber que no estás muerto

Cómo conseguir un trabajo de verano
6 mayo, 2014
Diez consejos de coaching para enamorados
13 mayo, 2014
Autor: Jesús Mª Martínez del Rey

32manerasYa desde el título, 32 maneras de saber que no estás muerto  es una provocación.  Pero es que su autor, Guzmán López Bayarri, provoca en el sentido estricto del término: inducir a alguien a que ejecute algo; en este caso, López Bayarri  incita al lector a que tome conciencia de su propia vida, que la estruje para extraerle todo el jugo que se merece.

Puestos a provocar, como coach me permito preguntar: ¿cómo formularía el autor de este libro el título en positivo? El autor, probablemente, respondería al coach que un título es un título y que la formulación positiva se encuentra contenida en cada una de las 32 propuestas, que son otras tantas reflexiones sobre nuestro comportamiento cotidiano.

Creo que no exagero al utilizar el término provocar. Tomo al azar un capítulo, el 3. Se titula Simples amebas. Comienza como todos los capítulos, con una idea. En las páginas siguientes, da una vuelta de tuerca más a la idea inicial… Y luego otra, hasta llegar a una reflexión final.  En el caso del capítulo 3, la idea de partida es: “No hay en la vida mayor placer que tener siempre razón. Es francamente delicioso”. Una vuelta de tuerca: “Tener razón nos proporciona un gran placer porque, en definitiva, reafirma lo que pensamos.”  Y otra más: “Nos enganchamos a tener razón como lo hacemos a otras sustancias. Es tan adictivo que incluso estamos dispuestos a renunciar a la felicidad por seguir imbatible en nuestras ideas.“ ¿ Y la conclusión final?, preguntarás. ¿Por qué no respondes tú?

Hay un viejo refrán que dice: La letra con sangre entra. Pues eso, un refrán más que desfasado. A la vista de este libro que te comento, podría reformular aquel refrán , ajustándolo a nuestra realidad: la letra con humor entra.  Quizás por esta razón, el prólogo del libro está escrito por un humorista, Guillermo Summers.

Germán López, quien trabaja desarrollando el pensamiento creativo en diferentes organizaciones, pone la letra (e incluso la música: usa escenas de películas y letras de canciones, para ilustrar sus planteamientos). Lo de poner música lo hizo este autor en el libro que antecede a éste, El jukebox del emprendedor, que siguió a Serendipity, con el que López Bayarri se dio a conocer en el mercado editorial.

Guillermo Summers, en el prólogo de  32 maneras de saber que no estás muerto,  califica este texto como un “valioso manual de instrucciones de vida.”

32 maneras de saber que no estás muerto es, por todo lo comentado, un barómetro de nuestra calidad de vida, una herramienta para tomar conciencia, una dieta mental para que nuestro cerebro permanezca vivo, en permanente estado de alerta. “El problema no es morirse– dice Guzmán López- , el problema es cuando nos morimos en vida”.

Te invito a que coloques dos dedos en tu muñeca izquierda y sientas tu pulso. ¿Cómo te late?

32 maneras de saber que no estás muerto. Germán López Bayarri. Editorial Kolima. 2013.