5 señales de mentira que no son tan infalibles como creerías

8 Mitos sobre la mentira
27 octubre, 2017
curso coaching madrid
Nueva web curso coaching Madrid
6 mayo, 2019

5 señales de mentira que no son tan infalibles como creerías

2 de noviembre de 2015

¿Crees que puedes detectar a un mentiroso? Piénsalo otra vez.

Lástima que cada mentiroso no sea Pinocho, con una nariz reveladora. Pero, ¿nuestros rostros revelan la mentira de maneras más sutiles? La respuesta suele ser sí, aunque la ciencia de cómo exactamente es sorprendentemente compleja.

Para muchas personas, mentir es estresante, por lo que podrías pensar que ese estrés se revelaría por sí mismo descaradamente a través del lenguaje corporal. Pero los «regalos» supuestamente obvios no son indicadores fiables de deshonestidad, según los expertos. La inquietud podría tener muchas causas.

Eso no quiere decir que tener una sensación extraña sobre la forma en que alguien está actuando no signifique algo. Si el lenguaje corporal de alguien está haciendo que tu instinto grite «mentiroso», investiga más allá. Después de todo, las investigación sugiere que las intuiciones sobre la mentira pueden ser más precisas que el juicio consciente. En un estudio, los participantes vieron vídeos de «sospechosos» en una entrevista con un crimen falso, algunos de los cuales estaban mintiendo. Fueron capaces de identificar a los mentirosos solo el 43 por ciento de las veces, menos que por casualidad. En una prueba separada de asociaciones inconscientes, sin embargo, tuvieron más probabilidades de vincular a los mentirosos con palabras como «falso» y «deshonesto».

 

¿Crees que puedes detectar a un mentiroso?

Aquí hay cinco supuestos «indicadores» que no son tan infalibles como usted puede pensar.

Inquietud

Es el clásico signo de la mentira. Sin embargo, «los mentirosos generalmente no parecen estar más inquietos», según dice Bella DePaulo, psicóloga social de la Universidad de California en Santa Bárbara, quien es coautora de un gran meta-análisis de estudios sobre la mentira. De hecho, «algunas personas veraces que saben que están bajo sospecha se inquietarán», señala el experto en mentiras de renombre mundial Paul Ekman, autor de Emotions Revealed: Recognising Faces and Feelings to Improve Communication and Emotional Life (Emociones Reveladas: Reconociendo Rostros  y Sentimientos) para mejorar la comunicación y la vida emocional).

Parpadeo

Mentir puede requerir más concentración de lo habitual. Algunas investigaciones sugieren que las personas parpadean menos cuando están pensando más, por ejemplo, cuando están recordando un número de ocho dígitos, en comparación con uno con cuatro dígitos. En experimentos en los que algunas personas recibieron instrucciones de mentir y otras no, los mentirosos parpadearon menos. Pero … depende de por qué estás mintiendo y cómo te sientes. La ansiedad puede causar más parpadeos, dice DePaulo, especialmente si «la gente mentía sobre un delito».

Pupilas dilatadas

Las pupilas dilatadas son otro indicio de tensión y concentración. Éste puede aparecer tanto cuando los mentirosos están pensando mucho y cuando se sienten nerviosos. Sin embargo, incluso con un signo extraño como éste, también puede obtener «falsos positivos», ya que las personas pueden estar muy inquieta y pensar demasiado en los detalles, incluso cuando son inocentes.

Contacto visual

DePaulo descubrió que los mentirosos evitan el contacto visual cuando están muy motivados para no ser pillados. Supongamos que estás preguntando a tu pareja sobre algo, y él cruza la mirada con la tuya durante su negación. Todavía podría estar mintiendo, pero no está nervioso por eso, tal vez porque sabe que no tiene pruebas contundentes de su acto inmoral.

Diferencias en la forma en que una persona actúa

«Ella simplemente parece diferente. Conozco a mi novia / esposa / hermana / madre, y esa no es la forma en que actúa». Creemos que debido a que sabemos íntimamente cómo alguien suena y se mueve, notaremos diferencias delatadoras cuando él o ella mienten. Por desgracia, no es así, sino todo lo contrario. «Cuando nos convertimos en amigos, amantes o padres, nos volvemos ciegos», dice Ekman. En «Behind the Door of Deceit» («Detrás de la puerta del Engaño») DePaulo describe una investigación que muestra que a veces un perfecto extraño puede cargarse parejas románticas al detectar las mentiras de cada uno.

Así que, si estos supuestos «indicadores» en realidad no son para nada indicadores, ¿cómo puedes detectar a un mentiroso?

Ekman sostiene que la clave está en detectar microexpresiones sutiles, fugaces o diminutas, expresiones que van y vienen en las caras de las personas tan rápido que normalmente no las notarías, a menos que supieras buscarlas. Ekman se centró en estas expresiones de más minuto mientras estaba ideando un sistema de codificación para los movimientos de los músculos faciales (parte de su investigación para desarrollar una lista completa de expresiones faciales). Al examinar las cintas de video, captó movimientos que duraron apenas 20 segundos. Estas expresiones rápidas, usualmente inadvertidas, dice, tienden a revelar las emociones que queremos ocultar.

Ekman pone el ejemplo de la esposa de una víctima de asesinato. Mientras la policía la interroga, ella puede ser seriamente cooperativa, pero muestra fugazmente una expresión de enfado ante una pregunta en particular. ¿Está enfadada porque la pregunta saca a la luz una mentira? Supongamos que sonríe muy brevemente sin ninguna razón obvia. ¿Está sonriendo con triunfo?

 

Por otro lado, su intento de ocultar su emoción puede ser un comportamiento social normal. Ella puede que estuviese enfadada con la policía porque quisiese privacidad. Ella puede que estuviese sonriendo ante un recuerdo feliz que compartió con su esposo antes de morir.

Es posible aprender como reconocer y detectar estas señales en tiempo real: Ekman dice que puedes dominar la habilidad después de cuatro días de entrenamiento y ofrece vídeos instructivos para hacerlo. Él advierte contra confiar en las intuiciones de que alguien está mintiendo, ya que todos somos presas de nuestras suposiciones y prejuicios. En cambio, agudiza tu mirada: aunque puede que no te conviertas en Sherlock Holmes, el entrenamiento podría ayudarte a ver más, especialmente las expresiones sutiles, que son breves pero no microscópicas. Las cejas levantadas, por ejemplo, muestran sorpresa. Si solo sube la esquina interna de una ceja, es posible que esté viendo una etapa temprana de tristeza.