Cómo sacar el máximo partido a tus vacaciones de verano - Curso Coaching Madrid

Cómo sacar el máximo partido a tus vacaciones de verano

Coaching para vivir mejor
5 julio, 2014
No dejes de creer en ti
15 julio, 2014

Cómo sacar el máximo partido a tus vacaciones de verano

El verano tiene principio y final por lo que es muy importante tomar las vacaciones no como una vía de escape sino como un tiempo presente de descanso, bienestar y felicidad. Así como la conciliación laboral es un reto complejo a lo largo del año, durante el verano también debemos dar valor al tiempo para aprovechar este recurso al máximo. ¿Cómo lograr este objetivo?

1. Con frecuencia, a lo largo del año, los trabajadores se adelantan al tiempo e imaginan momentos felices que vivirán en su veraneo. En ese caso, no dejes que todas esas ilusiones queden en saco roto y anímate a materializar tus deseos a través de un plan de acción. Es más bello vivir realidades que ilusiones.

2. Organiza unas vacaciones de acuerdo a tus necesidades personales de este momento. Por ejemplo, si necesitas pasar más tiempo a solas, entonces, puedes valorar la posibilidad de programar una escapada a algún destino de relax.

3. El verano es tiempo de balance y reflexión para recargar las pilas de cara a un prometedor mes de septiembre que se presenta como la puerta que te conduce hacia un nuevo ciclo: ¿Cómo te gustaría que fuese tu vida a partir de ese momento? Entonces, recuerda que el futuro se trabaja a partir del presente.

4. Existen tantas formas de vivir el verano como personas distintas. Anímate a disfrutar de este verano siguiendo los dictados de tu mente y de tu corazón puestos en equilibrio. Comparte tu verano con las personas con las que de verdad deseas estar.

5. Ten unas expectativas ajustadas a la realidad porque con frecuencia, el problema surge de esperar un cuento de hadas. La vida no es como las películas, es mejor, pero con frecuencia, confundimos las leyes de la ficción con la realidad.

6. El verano es el momento oportuno para mirar de frente asignaturas pendientes que se han pospuesto a lo largo del año. Al detener el ritmo se producen las condiciones ideales para poder avanzar. Pero por supuesto, para cambiar es necesario querer hacerlo. Ningún cambio se produce por azar: tienes que definir muy bien tu objetivo y tu estrategia para saber hacia dónde quieres dirigir  tus pasos.

El verano es un regalo que puedes hacerte a ti mismo a través del amor, el cariño y el pensamiento positivo.

Foto – Estrella Digital