EL padre del coaching moderno, Tim Gallwey, trae a España su "Juego Interior". - Curso Coaching Madrid

EL padre del coaching moderno, Tim Gallwey, trae a España su «Juego Interior».

Cómo prevenir el síndrome del trabajador quemado
Cómo prevenir el síndrome del trabajador quemado
21 julio, 2015
¿Sabías que Tim Gallwey «inventó» el coaching por accidente?
7 agosto, 2015
Entrevista de Koro Cantabrana. Periodista, coach, formadora, socia-fundadora de IGAPPS y partner de D’arte Coaching y Formación

Tim Gallwey es conocido en el mundo entero como el «padre del coaching moderno». Hace más de 40 años, allá por 1972, escribió su best seller «El juego Interior del Tenis», referencia indispensable para coaches de todo el mundo.

Desde entonces, ha escrito varios libros más, entre ellos «El juego interior del Golf» y «El Juego interior del trabajo». En éste último, aplica su metodología al mundo de la empresa, con ideas y fórmulas reveladoras sobre el alto rendimiento y con aplicaciones de éxito en empresas, donde se ha conseguido fomentar el aprendizaje, mejorar el rendimiento y promover un entorno laboral más satisfactorio.

Gallwey trabaja con su equipo en España, IGAPPS (Inner Game Applications Spain), para aplicar la metodología a las empresas españolas. Además, imparten un programa formativo sobre el Juego Interior, que se va a ofrecer a través de la prestigiosa escuela de coaching, D´arte Coaching y Formación, a partir de septiembre de este 2015.

KC -Sr, Gallwey, usted lleva 45 años en el mundo del coaching…»¿cómo ve el coaching ejecutivo y su evolución en los próximos años?

-Personalmente, cada vez estoy menos interesado en comentar sobre la teoría del coaching y más interesado en las aplicaciones prácticas de lo que aprendemos del «juego interior», tanto interna como externamente.

KC -¿Podría explicar brevemente qué es esto que denomina el «Juego Interior» y qué puede hacer en las organizaciones empresariales Españolas?

TG- El «Juego Interior» es sólo el nombre dado al trabajo que he estado realizando durante los últimos 45 años, y que está relacionado con alcanzar los objetivos por medio de reducir las propias interferencias y acceder más al potencial inherente en nosotros. Muchos piensan que este juego es un juego nuevo. Pero tiene más de 200.000 años. Además, este juego ha sido el ingrediente activo de la evolución humana. Las personas no tenemos otra alternativa que jugar al juego interior. Nuestra única opción es jugarlo conscientemente. Y aquí la pregunta sería… ¿cuántas interferencias nos ponemos en el camino a la expresión de todo nuestro potencial, tanto en los equipos y como en los individuos? Yo digo que muchas.

KC – Por último, si hoy hablara a un grupo de directores de RRHH en España… ¿qué les diría?

TG- Les diría: no intentéis gestionar el aprendizaje y el disfrute. Estos dos factores fundamentales faltan en la definición más común que damos al trabajo, entendido como «el rendimiento o resultado». Las personas que trabajan son también el resultado del trabajo, y siempre lo han sido!!! En el trabajo es importante el grado de disfrute y el grado de aprendizaje que extrae la persona que trabaja. ¡Hazlo tú primero como individuo y serás el beneficiario! Mantén la responsabilidad del disfrute en manos de los propios trabajadores y entonces automáticamente se extenderá a toda la organización. Eso les diría.

 KC: Sr Gallwey, ha creado una Escuela del Juego Interior en España. De hecho, este mes de septiembre comienza un proceso formativo de su metodología. ¿Por qué está interesado en la Escuela «Inner Game » en España?

TG: Desde que visité el año pasado España, me sorprendió la seriedad con la que las personas querían entender el impacto de su juego interior en su vida laboral y también en la calidad de su vida día a día. Eso me atrajo mucho, y he querido contribuir a ampliar su conocimiento sobre el «Juego Interior» con cursos específicos sobre sus fundamentos, las herramientas empleadas y su aplicación en todos los ámbitos de la persona, incluido el ámbito laboral.

Más información sobre el CORE PROGRAM «THE INNER GAME»