Las 11 razones que necesitas para estudiar coaching | #somoscoaching

Las 11 razones que necesitas para estudiar coaching

Chica rubia con auriculares escucha música con los ojos cerrados
Anclajes emocionales: «cada vez que escucho esa canción…»
19 marzo, 2021
Chico frustrado sentado en un sofá
Metamodelo del lenguaje: “Todo lo que hago es un desastre”
26 marzo, 2021
Chica sentada en una mesa con un ordenador portátil y unos libros

Llevas dándole vueltas a la idea de estudiar coaching desde hace mucho pero no terminas de dar el paso para ello. 

Seguro que en esa falta de decisión para lanzarte a formarte como profesional del coaching, además de la recurrente excusa de ‘no tengo tiempo’ que no deja de ser eso, una excusa, tienes la cabeza llena de dudas revoloteando. 

Dar el paso para formarte en algo tan decisivo y tan transformador como el coaching es normal que te genere mil y una dudas, preguntas y reflexiones. Nosotros, como tú, hemos pasado por ello antes y te entendemos a la perfección. 

Estás buscando esa razón, LA RAZÓN, que te lleva a decir: “sí, voy a estudiar coaching porque…”, pero no terminas de saber exactamente cuál es. 

¿Quieres que te demos un empujoncito para encontrarla? Después de leer este artículo estamos seguros que vas a tener tan clara tu motivación para formarte como coach que ya nada te va a parar. 

10 razones para estudiar coaching

Analizando o las distintas motivaciones que hemos pincelado para hacerte entender que tienes que formarte en el terreno del coaching, hemos descubierto que podemos dividirlas en dos grupos:

>>Las prácticas: las que se basan en el mercado, en lo tangible. 

>>Las idealistas: las que te motivan solo por lo reveladoras que son en sí mismas. 

Venga, vamos a descubrirlas. 

Chica escribiendo en una pizarra en blanco

Razones prácticas para estudiar coaching

Razón 1: Es la profesión más necesaria del siglo XXI

No sé si te has dado cuenta de que estamos viviendo una pandemia mundial y que en este largo año que lleva entre nosotros tu vida y tus esquemas se han trastocado un poco. 

Este último año ha servido para hacer más patente un cambio que ya se lleva gestando en la sociedad desde hace unas décadas.

El mundo necesita una transformación; está pidiendo a gritos formas de cambiar sus estados emocionales, su forma de pensar y ayudarnos unos a otros.

Se hace necesario cambiar el paradigma reinante hasta ahora y en este sentido el coaching te servirá, primero, para cambiarte a ti mismo y adaptarte a la nueva realidad y, después, para ayudar a todos lo que necesitan, como tú, acoplarse a este nuevo mundo tan desafiante. 

Razón 2: Es la profesión con más potencial

Hace unas décadas, en los inicios del coaching, la empresa parecía ser el único terreno donde podía desarrollarse esa disciplina. 

Pero precisamente los cambios hacia una sociedad despersonalizada y retadora en todos los ámbitos llevó a que el denominado coaching de vida fuera necesario y cada vez más demandado.

Se necesitan personas que guíen a otras a conseguir vivir siendo la mejor versión de ellos mismos no solo en grandes compañías, o a nivel político, sino también en centros educativos y, por supuesto, en cualquier hogar. 

La posibilidades que, además, ofrecen las nuevas tecnologías para poder ofrecer sesiones de coaching a cualquier persona en cualquier parte del mundo, incrementa el potencial  de esta profesión x 1000. 

Razón 3: Cada segundo el coaching genera dinero

Aunque para los coaches profesionales, los verdaderos coaches, no los que te ‘venden’ coaching de dudosa calidad, la razón primera para ejercer esta profesión no es el dinero, es un dato que, lógicamente, no ignoramos. Sí, también los coaches comemos y pagamos facturas. 

Si quieres que la cantidad de dinero que el coaching está generando sea una razón práctica para convencerte (cruzamos los dedos para que no sea la principal y única) te podemos contar que, por ejemplo, es un mercado que genera unos 3000 millones de dólares. 

O que si hablamos de coaching ejecutivo, su aplicación está generando retornos de la inversión de cerca del 700%.

La mayor parte del dinero en coaching se mueve en el mundo anglosajón, pero esta tendencia está cambiando y en el mundo hispanoparlante la demanda del coaching crece a ritmos agigantados.

De ahí que personas que ya han sido conscientes de ello y se han formado como coaches, y que venían de profesiones y vidas sencillas, cuenten a día de hoy con negocios muy rentables

Ojo: no pierdas el foco. Que haya una buena perspectiva de mercado no quiere decir que sí o sí vayas a ser multimillonario dedicándote al coaching, pero sí que tienes un mercado muy favorable para que puedas vivir cómodamente dedicándote a lo que realmente te llena. 

Mano pintando gráfica de dinero

Razones más idealistas para estudiar coaching

Igual no sean tan ‘medibles’ como el dinero o el potencial pero, a veces, mueven más que ellas.

Razón 4. Te sirve para crecer

Desde el momento en que decides formarte para ser coaching comienzas a crecer como persona. 

Cada paso que das mientras te preparas para dedicarte profesionalmente a ello, y cuando luego ejerces, vas creciendo interiormente, lo que te permite vivir más feliz, dar lo mejor de ti mismo y, en definitiva, tener la posibilidad de alcanzar todos tus sueños. 

Razón 5. Te permite sentir la mejor de las satisfacciones: la de ayudar

Quien diga que no se siente reconfortado cuando siente que ha ayudado a alguien a conseguir algo, está mintiendo. 

Esta sensación de utilidad es una de las más reconfortantes que existen y haciendo sesiones de coaching la experimentamos continuamente. 

A través del coaching ayudas a las personas a alcanzar sus metas. Y, lo mejor de todo, es que mientras lo haces te estás ayudando a ti mismo también a alcanzar las tuyas. 

Razón 6. Te sirve para conocerte más a ti mismo

Cuando te formas para ser coach profesional inicias un camino de autoconocimiento profundo que te transforma a todos los niveles.. 

Lo mejor de todo es que, al igual que nunca dejamos de aprender de cualquier materia, este autoconocimiento nunca llega a su fin: cambia y evoluciona según vas ayudando y conociendo más profundamente a los demás.

Razón 7. Te conecta con tu estado más elevado

No es que estudiando coaching entres en un éxtasis espiritual a modo de Santa Teresa de Jesús, pero sí que cuando te dedicas a ese análisis de ti mismo que implica formarse en ese terreno, conectas con tu estado más elevado. 

Es decir, conectas con aquello que has venido a hacer a este mundo. Acabas descubriendo cuál es tu verdadero propósito de tu vida y esto es clave para aclarar todas las dudas que siembran tu existencia.

Razón 8. Puedes cambiar otras vidas

Igual nos venimos un poco arriba si te decimos que casi juegas a ser un Dios todopoderoso, pero es que la sensación de ser coach profesional es muy similar: te da la capacidad para cambiar otras vidas.

Lo mejor es que aún hay más: en la medida en que ayudas a cambiar esas vidas, la tuya ya no volverá a ser igual. ¡Será mejor!

Manos cogidas

Razón 9. Puedes cambiar creencias limitantes

Todos tenemos creencias limitantes. Lo que pensamos que es real y no lo es y que hemos asimilado como tal prácticamente desde que nacemos. 

¿Te suena eso de “jamás podré alcanzar mi sueño”, “el mundo está contra mí”, “yo no valgo”, “ya no tengo edad para…”? Pues esos pensamientos y cien mil más son creencias limitantes. 

Y te sorprenderá saber que son la razón de todos los bloqueos que paralizan a la gente para poder avanzar en la vida y ser la mejor versión de sí mismos. 

Si te formas para ser coach profesional te harás con el mazo que derriba esos muros de bloqueo y la gente estará deseando que les ayudes para derribar los que ellos no pueden franquear. 

Razón 10. Puedes crear inercias positivas para crear un mundo mejor

Nos movemos por inercia. Caminamos por la vida arrastrados sin foco y objetivo y así, si estamos en una situación mala lo único que conseguimos es seguir vagando por el mal camino siempre. 

Necesitamos, por tanto, marcar focos y objetivos que nos inviten a generar inercias positivas para movernos a un plano mejor. 

Si estudias coaching podrás ayudar a los demás a crear esas inercias positivas tan necesarias en un mundo donde la negatividad y la falta de metas son una constante y la clave de muchos de los problemas a todos los niveles (político, económico y social) con los que nos encontramos en la actualidad. 

La razón 11: la madre de los motivos que te empujará a estudiar coaching

Si aún con todo lo que te hemos contado no has dado con la o las razones necesarias para decidirte a estudiar coaching hemos guardado nuestro as en la manga para el final. Tenemos la razón de las razones para convencerte finalmente.

>>El coaching es la mejor disciplina para ser feliz y hacer a los demás felices<< 

Ajá, ya te ha cambiado el semblante. ¿Quién no quiere ser feliz? ¿Y quién no desearía tener la varita mágica para conseguir que los demás también lo sean?

El coaching no solo te permite primero llegar a ser feliz tú, sino que te da las herramientas para que los que recurran a tus servicios como coach puedan alcanzar las 5 competencias que hacen que una persona sea feliz y que son reseñadas en uno de los libros de cabecera de todo amante del desarrollo personal:  ‘Los 5 secretos que debes conocer antes de morir’, de John Izzo.

Chica sujetando un post-it con cara sonriente dibujada

¿Y cuáles son esas 5 competencias?:

  • Estar presente y tomar consciencia para conectar con quienes somos de verdad
  • Coherencia  para pensar, decir y hacer de forma alineada.
  • Amar-se a uno mismo para amar a los demás.
  • Capacidad para tomar decisiones y salir de la duda continua. 
  • Dar más a los demás.  

Si te quedaba alguna excusa para animarte, por fin, a formarte como coach profesional seguro que la hemos derribado con este último argumento. Es que la felicidad, la anhelada felicidad, es el tesoro más buscado. 

Lánzate ya sin pausa a estudiar coaching, pero déjanos darte un último consejo: no lo hagas a lo loco. Visita nuestra Escuela de Coaching y echa un vistazo a todas las formaciones que te ofrecemos para ser un coach profesional cualificado. Llevamos más de 12 años formando profesionales con talento con el foco puesto en la certeza de que el mundo necesita personas que amen lo que hacen.