Reacciono sin pensar y luego me siento mal - Curso Coaching Madrid

Reacciono sin pensar y luego me siento mal

El Mapa no es el Territorio
22 junio, 2020
Me veo triunfador y con mis metas alcanzadas
11 noviembre, 2020

¿Te resuena esta frase?

Estás realizando la compra y te encuentras en la caja para pagar y de repente una persona pasa delante de ti en la fila y te quita tu puesto, ¿Qué haces en ese momento? O vas conduciendo y ves un puesto para aparcar y viene alguien y te quita tu puesto. Y cuando se trata de estar en casa y tu hijo te desobedece o rompe alguna cosa que para ti era muy importante ¿Cómo reaccionas? ¿Cuánto te puede afectar esa situación?

Muchas veces pasamos momentos de ira o enfado, por diferentes situaciones y reaccionamos muy mal, pero además luego nos podemos pasar horas incluso hasta días con esa emoción de enfado, hasta el punto de empezar a influir en nuestro bienestar.

¿Tienes razón al enfadarte? Probablemente si, la ira y el enfado ocurren ya que reaccionamos cuando nos hacen algo que interfiere en eso que nosotros queremos hacer, interfiere con nuestras metas nuestros objetivos y es normal que reaccionemos a eso.

Lo que, si podemos analizar, es de que manera reaccionamos, con cuanta intensidad y frecuencia, si es acorde a las situaciones y sobre todo y más importante, ¿Qué pasa después de esa reacción? ¿Cómo te sientes? ¿Eres capaz de cambiar tu estado emocional después de eso? O te quedas enganchado con la emoción.

Tenemos el derecho y la capacidad de elegir cómo sentirnos. Da igual los disparadores, las memorias.

Las emociones las generamos nosotros, tras recibir algún estímulo externo. Las emociones no nos ocurren, las generamos nosotros, es una reacción interna nuestra.

El mundo es neutro, lo que ocurre a nuestro alrededor no es ni bueno ni malo; las cosas ocurren y nosotros las valoramos según nuestras creencias, prejuicios, etc. Todos son alucinaciones.

Las personas más peligrosas del mundo son aquellas que: no son responsables de sus acciones, no hacen nada para cambiarlo, hacen daño a los demás y no son conscientes.

Somos responsables de lo que sucede en nosotros y sobre otros y podemos elegir el estado que queremos sentir.

Con la Programación neurolingüística, PNL, podemos lograr esa capacidad y ese poder de elección, de elegir cómo queremos reaccionar y qué estado emocional queremos tener ante ciertas situaciones, podemos aprender como cambiar esos patrones que hemos seguido durante muchos años para reaccionar ante ciertas situaciones.  Además, podemos aprender a elegir que estado de animo queremos tener, ya que según ese estado de ánimo serán nuestros pensamientos y los resultados que vamos a tener en todas las cosas que realizamos.

¿Te ha pasado que estás teniendo un mal día y todas las cosas durante ese día te salen mal? Pues te invito a revisar que estado de ánimo tenías ese día.

Con PNL podemos dejar de ser robots y esclavos de nuestras emociones, ya que podemos identificarlas y actuar según nuestra decisión.

Los 6 pasos a la libertad es una herramienta de PNL que te puede ayudar a escoger que emoción quieres tener. ¿Quieres saber cómo es?

1.Reconoce el disparador, por ejemplo, presión en el pecho o boca del estómago, hombros tensionados, ganas de insultar, imagen del pasado, reacción agresiva.

2.Respira (paras la respuesta automática)

3.Pregúntate ¿qué estado quiero?

4.Establece y reconoce ese estado

5.Nómbralo

6.Vuelve al presente

En resumen, podemos tener la libertad de escoger que estado de ánimo queremos tener.

Ahora que tienes esta valiosa información te invito a que la practique y dejes de reaccionar como un robot y en automático ante las diferentes situaciones.

“No serás castigado debido a tu rabia, serás castigado por ella”

Buda