Tener una actitud proactiva en un proceso de coaching - Curso Coaching Madrid

Tener una actitud proactiva en un proceso de coaching

Cómo integrarte en un nuevo trabajo
4 junio, 2014
Cómo fortalecer la relación de pareja en vacaciones
17 junio, 2014

Cómo tener una actitud proactiva en un proceso de coaching

La actitud es clave del éxito en la mayoría de los proyectos que emprendemos en la vida. Lo mismo sucede cuando una persona toma la decisión de hacer un proceso de coaching. Esta decisión debe ser totalmente personal y no estar mediada por ningún tipo de presión externa. El éxito final de un proceso de coaching depende en gran medida de la implicación del coachee, es decir, de que sea una persona que de verdad reflexiona sobre el contenido de cada sesión, es sincera y abierta en su proceso de autodescubrimiento, tiene motivación por conseguir un objetivo, realiza las tareas de cada sesión con tiempo y calma.

En D´Arte Formación te damos las claves para tener una actitud proactiva en un proceso de coaching:

1. En primer lugar, disfruta del proceso de verdad porque el autodescubrimiento es fascinante. Toma este reto como una oportunidad única para ser tu mejor amigo y fortalecer tu autoestima al dedicarte tiempo y cariño.

2. Tener una visión realista de un proceso de coaching también ayuda a no tirar la toalla ante el primer obstáculo. Por ejemplo, conviene recordar que en el proceso de autodescubrimiento existen muros que derribar, trampas en las que tropezar y momentos de oscuridad. Pero también existen momentos maravillosos de paz interior, esperanza y satisfacción.

3. Tú decides con quién quieres compartir esta vivencia personal. Lo ideal es que comentes el tema con alguna persona de tu confianza porque cuando las ilusiones se comparten, la alegría también es doble.

4. La palabra es una herramienta fundamental en el proceso de autodescubrimiento. Por ello, además de reflexionar a partir de las preguntas del coach también puedes utilizar la escritura como una herramienta terapéutica a través de un diario emocional.

5. Date la oportunidad de cambiar de opinión y de reajustar tus objetivos en el caso de que te des cuenta de que la dirección que has tomado no es la que más te gusta de acuerdo a tu meta.

6. Refuerza la visualización positiva como una herramienta fantástica para posicionarte en relación con el punto de llegada. Escucha las sensaciones que experimentas durante esos momentos de visualización para poder mirar dentro de ti de una forma realista.

7. La motivación a lo largo de un proceso de coaching puede variar, sin embargo, está en tu mano hacer algo para mejorar tu grado de implicación con este proyecto personal.

Foto – Los cuadernos de Kaiden